El momento adecuado

Muchas veces en la vida nos encontramos con que hay cosas que queremos hacer, un nuevo trabajo, un viaje, un curso, … pero que decidimos aplazar una y otra vez justificando que no es el momento adecuado.

Vamos a dedicar unas líneas a valorar cuál es el momento adecuado.

Cuando vamos posponiendo algo que nos gustaría hacer, una y otra vez lo primero que yo me plantearía es si, realmente, es algo que quiero hacer. Porque, quizás, no eres tú el que lo quiere hacer si no que tu entorno te está llevando a la creencia de que lo quieres, cuando no es así.
Si tras valorar esto ves que, finalmente, no es algo que quieras, olvídalo, bórralo de tu lista de cosas pendientes y de tu cabeza.

Si has visto que sí, que es algo que quieres hacer pero para lo que nunca encuentras el momento, yo te haría la siguiente pregunta:

¿Tienes ahora mismo los medios necesarios para hacerlo?

Si es que sí entonces, hazlo ya, ¿por qué no?.

El único momento que tenemos es ahora, si hay algo que quieras y puedas hacer, hazlo ahora porque es el momento.

Vale, quizás tienes los medios pero no te sientes del todo preparado para hacerlo ya.
En este caso yo fijaría una fecha para hacerlo con el compromiso de que si no se hace en esa fecha no se hace.
Si no lo hacemos así corremos el riesgo de volver a estar como empezamos, fijando una nueva fecha cada vez que llegue la anterior y posponiendolo indefinidamente.

¿Y si todavía no tienes los medios necesarios para hacerlo?.
Pues prepárate un plan de ruta, un guión, un proyecto, como quieras llamarlo, donde tengas los pasos que has de dar para conseguir esos medios: cómo ahorrar el dinero, cuándo comprar los billetes de avión, etc.
No lo hagas sólo en tu cabeza, escríbelo o dibújalo, plásmalo de alguna manera porque al hacerlo siempre se ve todo más claro y posible.
Ponle fechas a cada paso, fija una fecha final para realizar ese sueño y, una vez que llegue esa fecha, hazlo.

Resumiendo: si tienes un sueño no te quedes en tenerlo, haz lo posible para hacerlo realidad. ¿Cómo? Estudia lo que necesitas para hacerlo, hazte un plan para conseguir lo que necesitas, fija una fecha y cumple tu sueño.

Son unos pasos sencillos y un poco obvios, no obstante, y volviendo al principio, empieza por darte cuenta de que tienes un sueño, de que ese sueño es tu sueño y de que puedes realizarlo.

Que tengáis un gran día.

Deja un comentario